Vigías del mar

Imagen

Torre de GÜI

Desde la Prehistoria, la costa torroxeña ha sido vía de comunicación, de intercambio cultural y comercial. Es por eso mismo que desde siempre hubo ataques de piratas que actuaban en mayor medida con desembarcos e incursiones. Estos ataques van a aumentar de manera significativa a partir del siglo XVI, una vez que el Reino de Granada ha caído en manos de los Reyes Católicos. Los ataques de berberiscos procedentes del norte de áfrica serán una constante por lo que los monarcas castellanos tendrán que aumentar sus esfuerzos en la defensa de la costa del reino de Granada que comprendía Almería, Granada y Málaga.

Según los estudios de Antonio Gil Albarracín publicados en su obra: Documentos sobre la defensa de la costa del Reino de Granada, hacia 1571 ni en El Morche, ni en Calaceite existían las torres vigías, aunque si nos consta, que había unas estancias o pequeños cortijos donde solían haber unos guardas, que desde las revueltas de 1569 se hallaban desiertas, por lo que se aconsejó construir las torres actuales.

Imagen

Torre de GÜI antes de su restauración.

En 1575 ya se había comenzado la construcción de la torre de Güi por un importe de 530 ducados. La obra fue llevada a cabo por el albañil Lorenzo de Xuárez el cual le costó sudor y lágrimas cobrar el importe de la obra que se le entregó a través de varios plazos.

Imagen

Torre de Calaceite en los años 40′

En cuanto a la Torre de Calaceite podemos decir que también se construyó en 1575.

Anterior a esta había una estancia o pequeño cortijo que llamaban la estancia de Calaja y decidieron construir la torre “sobre un cerro cercano que dominaba Cala Azeyte, el castillo de Torrox y la torre de Nerja”(1). El coste de esta torre fue de 560 ducados y el albañil que la construyó fue Roque Gómez que recibió antes del 31 de Agosto de 1574 la cantidad de 88.500 maravedís y el 11 de noviembre de 1575 otros 51.500 maravedís.

Las torres tenían un sistema muy particular de funcionamiento. Había dos tipos de torres, las que solo se dedicaban a dar aviso y que contaban con un cabo y dos torreros y las que tenían algún cañón, con un cabo y tres torreros. La torre de Calaceite estaba preparada para soportar dos cañones, en cambio la de Güi solo cumplía la función de vigilancia.

Imagen

Torre de Calaceite, en la actualidad.

La mar tenía que estar permanentemente vigilada para comprobar que no se acercaba  ninguna embarcación de piratas o berberiscos. Había dos tipos de señales, la de seguridad o la de rebato. Para la señal de rebato debían encender un hacho si era de noche y arrojarlo desde la torre al campo para que las torres próximas pudieran ver la señal. Y la señal de seguridad era mantener la luz fija en el hachero. En cambio de día las señales se hacían a través de humaradas, para lo cual cada torre disponía en su interior de una chimenea donde hacer el fuego. En caso de rebato, las señales debían ir de torre en torre hasta completar toda la extensión de la costa, pasando por los castillos donde estaban las guarniciones de soldados que acudirían al enemigo, como el Castillo Bajo en el caso de Torrox.

Fuente: GIL ALBARRACIN, A. Documentos sobre la defensa de la costa del Reino de Granada (1497-1857)  G.B.G. editora.  Almería-Barcelona. 2004.

Fotografías de archivo: Temboury http://www.malaga.es/culturaydeportes/legado/

(1) Mención que hace Antonio de Berrio y Luis Machuca en 1571.

Cuando los Reyes Magos venían en helicóptero

En el año 89' Los Reyes Magos llegaron a Torrox en la mañana del 6 de Enero

En la mañana del día 6 de Enero del año 1989, Sus Majestades Los Reyes Magos de Oriente aterrizaban en el campo de fútbol San José. Los Reyes Magos llegaban a Torrox en helicóptero, ante la mirada atónita y emocionada de muchos niños y niñas deseosos de su llegada.