Reminiscencias a las ferias de antaño

Se acerca la feria de Torrox, ya huele en el ambiente a turrón, se escucha la música de feria, sabe a algodón de azúcar, se ven los farolillos y adornos…

Cuentan los mayores que acabada la recogida de la almendra y de la uva, terminada la pisa para elaborar el vino del terreno, y el escombro de las pasas; los torroxeños y  las torroxeñas dejaban las labores de sus cortijos para acudir a la feria de Torrox, que siempre se celebraba a primeros de octubre.

Recordando la historia de las fiestas de Torrox, un cartel. Uno del año 1946 en el que aparece una ilustración con una mujer ataviada con el traje de flamenca. Este estilo tan propio de la época, marcó un antes y un después en los carteles de las ferias entre los años 30 y 50, que también se utilizaba para promocionar la marca de determinados productos. Sobre todo los llamados productos de la tierra, del terreno.

Se puede observar que en el cartel de la Feria de Torrox del año 1946  los motivos que decoran este cartel es una clara reminiscencia a las ilustraciones que en la época decoraban las cajas de pasas, higos secos y licores del terreno.

Según la historia del cartel publicitario en España, Ramón Casas fue uno de los ilustradores que creó tendencia. Este ilustrador, buscaba una publicidad elegante y eficaz englobadas plenamente dentro del movimiento modernista emergente. Es usual observar en sus composiciones la similitud con la que ilustra un cartel de una corrida de toros (feria) o incluso como crea la marca de anís del mono. Mujer flamenca o gitana con belleza destacada, resaltando los rasgos del rostro y que seduce con  la mirada. Otros que plasmaron esta forma de crear arte a través del cartel publicitario fueron: Casas, Utrillo, Junyent, Llaverias o Alexandre de Riquer. De aquí surge el estilo movimiento modernista emergente: art nouveau

El Castillo Bajo de Torrox

El lugar donde actualmente se encuentra situado el faro de Torrox ha sido históricamente un punto estratégico de la costa. Numerosas son las construcciones que se han ido sucediendo a lo largo de los siglos en ese pequeño saliente rocoso, desde la época romana en la que existia una villa, pasando por la época visigoda, con la antigua ciudad de Arcos, en la edad Moderna con el castillo defensivo y después el faro que llega hasta nuestros dias.

En este breve artículo vamos a hablar del castillo que ocupó el lugar entre los años 1503 y 1811. Para ello nos hemos valido de un articulo publicado por el nerjeño Francisco Capilla, doctor en Historia, que publicó en el numero 3 de la revista cultural de Vélez Málaga, Ballix.

Hacia el siglo XV la costa se habia convertido en un lugar peligroso donde los desembarcos de piratas, que asaltaban las poblaciones cercanas y los intentos de huidas de los moriscos hacia berberia eran una constante. Por ello, los Reyes Católicos dispusieron un sistema defensivo compuesto por fortificaciones y torres almenaras o torres de vigilancia que funcionaban mediante el sistema de señales de humo, haciendo mas segura toda la costa Reino de Granada.

En 1503 por orden expresa de la reina Isabel se construye el conocido como castillo bajo de Torrox que consistia en un cortijo con una torre que, además de su caracter militar debia de servir para acoger a las personas que cultivaban las tierras de los contornos en caso de ataque. La fortaleza estaría a cargo de Vélez Malaga que tenia la obligación de dotarla con tres guardas. En 1505 se produjo una huida masiva de moriscos de Torrox quedando despoblada la zona, por lo que se dotará al castillo de dos capitanes y cincuenta y tres soldados. El castillo por tanto se queda pequeño para tantos soldados y durante muchos años serán numerosas las peticiones al rey de ayuda económica para terminar de construirlo y reformarlo.

En 1564 se hará una reforma que fue adjudicada a Fernan Martín por 280 ducados. estas obras parece ser que fueron de gran relevancia ya que se reconstruyeron de nuevo todos los pisos superiores y todos los tejados. En 1593 se volverá a reformar porque la fortaleza habia quedado muy deteriorada con la rebelión de los moriscos de 1569.

No conocemos cómo fue exactamente el castillo hasta que en el siglo XVIII se hacen los únicos planos que existen. Uno hecho en 1730 y otro de 1767, realizado este ultimo por José Crane. Este castillo del siglo XVIII que aparece en los planos debió ser muy similar al del siglo XVI. En 1768 se llevó a cabo otro proyecto de reforma y ampliación. El ya citado José Crane fue el encargado de llevarlo a cabo. El proyecto además de la habilitación de diversas estancias como almacenes y habitaciones, contemplaba la construcción de una gran bateria en la que irian colocados seis cañones mirando hacia el Mar.

Durante la Guerra de la independencia en el siglo XIX los franceses y los ingleses (aliados de los españoles) volaron numerosas fortificaciones para mermar la capacidad de defensa y de ataque de la costa. El castillo Bajo de Torrox seria dinamitado en 1811 junto con el castillo bajo y la torrecilla de Nerja. Después de la voladura solo quedó en pie la bateria, la torre y parte de las murallas exteriores.

Los numerosos ingenieros que durante algun tiempo despues lo visitaron coincidian en la necesidad de reconstruirlo por su utilidad. Pero los restos que quedaban fueron demolidos por orden del gobierno para construir un faro en su lugar proyectado en 1860 por el ingeniero Antonio Molina.

La imagen de la foto corresponde a los planos de José de Cráne Málaga 1767. Archivo General de Simancas. Mapas, planos y dibujos, LXI-21 A. La foto fue pulicada por Francisco Capilla Luque en su artículo El Castillo bajo de Torrox, revista cultural Ballix. Numero 3.

Imagen

El faro de Torrox, descrito en el blog “Historias y fotos de faros”

El faro de Torrox, ha sido innumerables veces motivo para escribir en algunos blogs. por ejemplo en el blog: “Historias y fotos de faros”

http://historiasyfotosdefaros.blogspot.com.es/2012/08/faro-de-torrox-en-malaga-espana-y-la.html

Faro de Torrox en Malaga (España) y la historia del torrero-arqueólogo

Volvemos nuevamente a las cálidas aguas del Mediterráneo español para visitar el faro de Torrox en la localidad del mismo nombre, en la provincia andaluza de Malaga.
Faro de Torrox © Min 2012
Se ubica en la Punta de Torrox, pequeño saliente hacia el mar cerca de la población que le da nombre, dentro de la comarca de la Axarquía.

Se iluminó por primera vez en 1864 con una linterna de tercer orden que utilizó sucesivamente como combustible aceite, parafina y petróleo, hasta su definitiva electrificación en 1917. Está formado por una torre cilíndrica de cantería, en la actualidad pintada de blanco, de 23 metros de altura, que culmina en la linterna con doble galería, y que se sitúa en el centro del edificio de servicio, de una planta, también pintado de blanco.

Faro de Torrox ca. 1867.

Su plano focal es de 29 metros sobre el nivel del mar, y su alcance nominal nocturno es de 20 millas náuticas.

El faro ha sufrido ciertos cambios desde su construcción, según puede apreciarse en la foto antigua que se adjunta, realizada alrededor del año 1867. En la misma son visibles la fábrica de cantería de la torre, que no está pintada, así como la vivienda primitiva del torrero, diferente a la actual y en mi opinión mucho más bonita. También resulta evidente el recrecimiento posterior de la torre, dotada en la actualidad de una segunda balconada.

Con motivo de la construcción del faro en 1864 se produjo el hallazgo de unos restos arqueológicos bajo el mismo y en el área adyacente. Se descubrieron tumbas romanas, mosaicos y monedas, cubriéndose todo de tierra nuevamente para evitar su destrucción.

Sin embargo, en 1905 se produjo el hecho singular de que el torrero del faro, Tomás García Ruiz, debía tener ciertas inquietudes y conocimientos de arqueología que le llevaron a la excavación de todo el área. De ello dio cuenta en un informe dirigido a la Real Academia de la Historia, ofreciendo la venta de los objetos encontrados y que serían comprados por el Estado español.

Faro de Torrox y ruinas romanas © Min 2012

Parece ser que en un principio el torrero-arqueólogo fue objeto de mofa y escarnio por los intelectuales de Torrox ante los escasos resultados de su excavación, lo que cambiaría con el paso del tiempo. Tomás pretendía demostrar que las ruinas eran las del antiguo enclave fenicio de Sexi, que actualmente sabemos se encontraba en la cercana Almuñecar. Para ello se apoyaba en un mosaico que había encontrado y que contenía un medallón central con dos peces y un epígrafe con el nombre de esa ciudad. Sin embargo, los especialistas dudaron de la autenticidad de dicho mosaico, que sugerían podría haber sido realizado por el citado torrero para apoyar su hipótesis.

En la actualidad los historiadores consideran que estas ruinas del faro de Torrox se corresponderían con las de la mansio romana de Caviclum.